• Pinterest - Grey Circle
  • Google+ - Grey Circle
  • LinkedIn - Grey Circle
  • Facebook - Grey Circle
  • HOMIFY

TANTAN TXIKI - CENTRO DE OCIO SOSTENIBLE

CLIENTE - KUTXA EKOGUNEA  //  SITUACIÓN - SAN SEBASTIÁN  //  FECHA - 2015  //  2º PREMIO CONCURSO DE ARQUITECTURA  //  COLABORACIÓN CON MARÍA AYESA 

 

 

 

Un mundo pensado a la escala del niño para que éste se sienta cómodo es lo que María Montessori defendió en sus revolucionarias teorías pedagógicas. Partiendo de esta premisa nace la concepción del proyecto TANTAN TXIKI. Un centro de ocio para los más pequeños diseñado a su escala y que les permitirá al mismo tiempo que disfrutar y pasárselo bien desarrollarse de cara al futuro. 

 

El segundo pilar de la propuesta viene dado por la "Teoría de las Inteligencias Múltiples" de Howard Gardner, quien defendía la existencia de 8 diferentes inteligencias:  La propuesta trata de abarcar todos los ámbitos no explotados en las escuelas de esta teoría. De este modo, surgen las diferentes estructuras propuestas en el proyecto. 

 

Toda la propuesta se centra en un cuento infantil especialmente elaborado para la ocasión, introduciendo a los niños en una gran aventura en la que aprender, jugar y divertirse. 

¿Te imaginas cómo sería inventar un cuento, construirlo y  jugar en él?

 

Érase una vez una gotita de agua llamada Tantan Txiki que vivía en una nube del cielo de San Sebastián. Un día estaba triste porque se dio cuenta de que los árboles se estaban secando y desapareciendo. “¿Dónde está el verde?” Se preguntó  muy triste observando como todo se estaba volviendo gris. Ella y sus amigas eran muy aventureras y hablaron con las nubes para que les bajaran  a la tierra y así intentar ayudar a la naturaleza.

Cuando llegaron, las raíces estaban secas y tristes. Casi no hablaban y tampoco querían jugar. Poco a poco se fueron haciendo amigas y les contaron que tenían un gran problema: ¡ Se estaban muriendo porque no llegaba agua al corazón del árbol! Tantan txiki prometió ayudarles y junto a sus amigas se puso en marcha.Tuvieron que escalar montañas, saltar cascadas, nadar en lagos, construir refugios… ¡la búsqueda del corazón se convirtió en un juego muy divertido!

 

Finalmente llegaron a un laberinto en el que se encontraba el tesoro. Tras un buen rato perdidas dando vueltas y más vueltas consiguieron llegar al centro, ¡allí estaba!  Éste se puso contentísimo con su llegada y poco a poco fue cambiando de color haciendo que brotaran de su tronco fuertes ramitas con hojas y flores. ¡Lo consiguieron, salvaron el árbol! Tantan txiki y sus amigas se quedaron con él. 

 

 

Cuentan que desde entonces Tantan Txiki se encarga de cuidar a todos los árboles del planeta y vigilar que a ninguno les falte agua, así que ¡mucha atención cuando veas llover!, seguramente será Tantan Txiki y sus amigas, dispuestas a salvar a otro árbol en peligro.